Bienvenidos al portal de PROMEDIODiputación de Badajoz

logotipo Promedio

Canción de plástico: el arte a base de residuos de Steve McPherson

Canción de plástico: el arte a base de residuos de Steve McPherson

Hay quien dice que cada obra de arte es un mensaje en una botella escrito por la época en la que fue concebida. Velázquez nos enseñó con maestría el esplendor de la España del Siglo de Oro y Picasso nos avisó de los horrores de la guerra con su Guernica. ¿Qué mensaje encontrarán las generaciones futuras interesadas en el arte de nuestro tiempo? En el condado de Kent, en el Reino Unido, trabaja un artista que desde hace 25 años nos habla sobre uno de los mayores problemas que preocupan a nuestra generación: la contaminación del medio ambiente.   

Nueve de la mañana en las costas de una pequeña localidad costera del sur de Inglaterra. Un puesto con comida para turistas sube la persiana, una familia coloca la sombrilla y las toallas en el mejor hueco que ha podido conseguir, dos hermanos juegan con la arena. Entre estas postales tomadas en un día típico de playa, destaca la figura de lo que parece un intruso fuera de sitio. Lleva gafas de sol pero no mira hacia el precioso horizonte marino. Camina llevando bajo su brazo un cesto oscuro y lleva camiseta para que el sol no le queme la piel de los hombros. Sus ojos están fijos en el suelo. Parece que algo llama su atención, se detiene y recoge algo de la arena. Este gesto esconde en realidad el método de trabajo del genio artístico protagonista de nuestra entrada: Steve Mcpherson.

Durante 25 años, Steve Mcpherson ha repetido este delicado ritual parar fabricar él mismo la materia prima con la que crea sus obras. Una pistola de juguete, la cara A de una cinta de casette, un buzo de juguete de plástico, la funda de un móvil, un mechero… Todos ellos son para Steve el equivalente del óleo y la acuarela, la arcilla y el mármol.

imagen

Vuelve a casa y el primer paso es vaciar el pesado cesto atestado de residuos plásticos en un fregadero instalado en su taller. Allí los pasa por agua, los separa y los clasifica por color y por formas. Es hora de crear.

Steve trabaja con la precisión de un cirujano. Con unas pinzas selecciona las piezas que le interesan y las va colocando con detenimiento sobre un lienzo donde quedan adheridas. A medida que su trabajo avanza, va haciéndose visible la forma de un moderno y colorido mosaico, un mosaico que nos habla del problema que supone el abandono de los residuos plásticos en el mar y del laberinto creado a base de basura en el que nos estamos quedando encerrados sin darnos cuenta.

imagen

Las obras de Steve Mcpherson tienen un poder visual sorprendente. El manejo del color y de la geometría son sus principales herramientas de atracción, pero lo más llamativo es cómo puede crearse algo tan hermoso a base de lo que eran desperdicios.

A continuación, puedes ver el corto “A song of plastic”, un vídeo que muestra la forma de trabajo de este artista británico y su hermoso resultado final. Aunque está en inglés, puedes saltar la breve introducción del director y disfrutar del resto del cortometraje que no tiene voces ni texto hasta ese mensaje final que todos podemos interpretar ahora:

“En 1950, en todo el mundo se produjeron 2,3 millones de toneladas de plásticos. En 2015 fueron 448 millones”.

imagen

Etiquetas

Protocolos COVID-19

Haz Click