Bienvenidos al portal de PROMEDIODiputación de Badajoz

logotipo Promedio

La evolución de las redes de saneamiento

La evolución de las redes de saneamiento

¡Acompáñanos en este viaje por el tiempo! 

La primera instalación de saneamiento que se conoce,  fue un pozo negro que se encontró en Babilonia (Irak) en los comienzos de la Edad Antigua (4000 a.c) y consistía en una excavación en el suelo donde se concentraba la materia fecal. Pero estas poblaciones progresaron rápido y no tardaron en usar sus conocimientos hidráulicos para baldear las heces de los pozos negros hasta los ríos mediante tuberías de arcilla. 

¡Wow! ¡Acababan de nacer las aguas negras y las primeras redes de saneamiento!

El alcantarillado más antiguo ha sido encontrado en la ciudad sumeria de Nippur (Irak) y data del año 3750 a.c.

Pero esto no queda aquí, bienvenidos al “Valle de Indo” (Pakistán y noreste de Afganistán) hogar de poblaciones que crearon un sistema de alcantarillado completo, con canales rectangulares que conducían el agua de lluvia y canales que conducían también el agua residual, como ocurría en la ciudad de Rakhigarhi. Aquí aparecieron los primeros edificios con letrinas, donde la gente baldeaba el agua sucia hasta las alcantarillas y de ahí al pozo negro o al río Indo.

Comenzaba así la contaminación sistemática de los cursos de agua. 

imagen

"Canalizaciones de Mohenjo-daro" (Valle de Indo). Fuente: Aguayculturas

¡Vamos que nos vamos! ¡Pegamos un acelerón temporal! Y es que en la Grecia clásica empezaron a usar las aguas negras como abono para el campo, guiándolas por canales rectangulares que eran tapados con grandes losas. Más adelante, durante el Imperio Romano, aparecieron acueductos, termas, depósitos de agua, etc. Pero también construyeron grandes infraestructuras en redes de saneamiento como la “Cloaca Máxima”, una gran red subterránea construida en la Antigua Roma para eliminar las aguas sucias de la ciudad. 

Los romanos también mejoraron las letrinas, y obligaron por ley a conectar las casas con la red de alcantarillado, ya que hasta el 100 d.c ¡La gente tiraba sus excrementos a la calle! Imagínate, salir de casa y escuchar: ¡Caca vaaa! 

imagen

"Cloaca Máxima" de Roma. Fuente: Romainfinita.com

Acabado el Imperio Romano casi todas sus infraestructuras hídricas cayeron al olvido. Se volvieron a usar los pozos negros como única vía de saneamiento, y la gente siguió practicando el lanzamiento de heces hacía las calles. Todo se saturó y comenzaron las epidemias. En cambio, en las ciudades árabes de Al-Ándalus, fueron más listos y desarrollaron normas de saneamiento para que cada agua fuera por una conducción diferente. La de lluvia circulaba por canales externos hacía los aljibes, y las aguas residuales y fecales se conducían por canales subterráneos desde las casas a los pozos negros situados al borde de la calle.

Bien, ahora taparos bien la nariz porque aterrizamos en pleno Renacimiento, donde las ciudades apestaban, las epidemias estaban de moda y no fue hasta el "Great Stink" o "La gran peste londinense (1859)"  cuando se empezó a tomar en cuenta investigaciones sobre cómo los microorganismos del agua fecal desencadenaban enfermedades, como la fiebre tifoidea o el cólera, al mezclarse con el agua potable.

Hasta entonces las diferentes civilizaciones se habían desecho de las aguas residuales por el olor, pero no por la salud.

imagen

Dibujo sobre el "Great Stink" (1858). Fuente Punch Magazine

Durante este siglo XIX se hicieron leyes en muchos países para mejorar las redes de saneamiento, y para asegurar que en aquellas zonas donde no tuvieran acceso a la red se construyeran fosas sépticas, más seguras que los pozos negros.  Por otro lado,  en la ciudad de Hamburgo se diseñó un sistema de drenaje que usaba agua de mar para arrastrar las aguas negras, y que se aireaba con los desagües de todos los edificios conectados a la red. Este sistema sirvió de modelo para las demás ciudades y fue el detonante del modelo actual. ¡Pero no nos relajemos...! Porque la Revolución Industrial trajo consigo la contaminación química (Pesticidas, metales pesados, nitratos…) y ésta se sumaba a las aguas fecales.

Llegados a este punto se crean los primeros sistemas de depuración que eliminaban la materia sólida, y que se complementaron después con tratamientos biológicos para eliminar la materia orgánica soluble, primero usando filtros percoladores (1897) y después gracias a los fangos activos (1914).

imagen

"EDAR de Don Benito, Badajoz". Fuente: Promedio

En la actualidad,  se han mejorado las redes de saneamiento, tanto en los materiales de conducción, como en los mecanismos de depuración. Pero aún existen muchas poblaciones, y no solo de países subdesarrollados, que no disponen de redes de alcantarillado o vierten sus aguas residuales directamente sin depurar. Esta falta de saneamiento y las filtraciones en las redes de agua potable son la causa de enfermedades como el cólera, la disentería, la hepatitis A, la fiebre tifoidea, la poliomielitis... Y también de la transmisión del Sars-cov-2

¡Aquí termina nuestro viaje!

Sin duda hemos llegado lejos pero aún queda un largo camino por evolucionar, siendo el acceso al saneamiento, uno de los objetivos de desarrollo sostenible (ODS) dentro del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo. 

El objetivo de este blog ha sido dar al lector una visión general de la evolución histórica de las redes de saneamiento. Ante la difícil tarea de resumir la historia mundial, nos hemos dejado atrás culturas y pueblos muy interesantes que desarrollaron obras hidráulicas increíbles y que desde aquí invitamos a descubrir.

Etiquetas

Gestión de residuos durante el COVID-19

Haz Click